viernes, 29 de agosto de 2008

El Angel y El Beso

Todo ocurrió mientras dormía. En el silencio de la noche, en la calma del sueño profundo en los brazos de Morfeo, algo me rozo la mejilla. Primero, un escalofrío recorrió todo mi cuerpo despertándolo, luego, una sensación de intranquilidad sacudió mi sueño elevándome a la duermevela, ese portal entre el sueño y la realidad.

Una segunda caricia. Y la calma desapareció. Abrí lentamente los ojos, descubrí que estaba de lado, mirando hacia la pared. La habitación sumida en la profunda oscuridad de la noche, me producía mas miedo, todavía si cabe. Un peso a los pies de mi cama. Tiemblo. Intento serenarme, pero el temblor descontrola mi cuerpo en contra de las ganas que tiene mi cerebro de sosegarlo. Me repito que no pasa nada, que no hay nadie, pues, ¿quién va a haber?. Soy incapaz de asomarme. Estoy paralizada de miedo, y sigo notando ese peso que hunde mi cama, a mis pies. Una profunda inspiración, y no es mía. No me lo explico, ¿quién esta ahí?. no puedo moverme, cada vez me cuesta más, y no se dónde saco las fuerzas, pero logro moverme lo justo para ver una sombra oscura, con una forma extraña. ¿Quién será?

Me incorporo en la cama, no sin dejar de temblar, pues descubrir una forma en tu habitación te hace cuestionarte tus más profundos pensamientos y escepticismos. Puedo ver que es un hombre. Esta encorvado, parece que se tapa la cara con las manos, de su espalda salen dos protuberancias, que se parecen a unas alas. Estoy confundida. ¿Es un ángel?...y de serlo....¿qué hace en mi habitación?...

Exhala. Parece que quiere decir algo. Esta pronunciando un nombre...MI NOMBRE!!!. ¿Esta llorando?. Por fin mis ojos se han acostumbrado a la luz, y puedo verle mejor. Tiene el pelo negro, cortado muy extraño, la parte de delante es mas larga que la de detrás, me recuerda a un peinado un tanto gótico, pero le sienta bien. Sí, esta llorando.

Me estoy tranquilizando, no se muy bien porque, pero me da paz el mirarle, aunque veo que sufre. Tiene unas alas magníficas; no puedo creerlo, pues apenas las había notado, y eso que esta sentado sobre mi cama, pero son grandísimas. Me arrodillo sobre la cama, acercándome a él. Le pongo la mano en el hombro, y sin girarse, ni mirarme, pone su gélida mano sobre la mía. Es un tacto tan extraño, tan onírico. Parece un sueño. Noto su mano sobre la mía, pero no puedo describir la sensación, es tan raro, como si su mano, fuese parte de la mía, como si...hubiera una conexión entre los dos cuerpos. Muy extraño.

Me mira. Puedo ver sus ojos en la oscuridad, unos ojos hermosos, de un color indescriptible, aunque voy a intentarlo; Son grises, pero no un gris cualquiera, son del color de la niebla, o mejor dicho, de ese color gris que tiñe el día cuando hay niebla. No, por mucho que me esfuerce, no hay palabras para describir su color de ojos. Sí puedo decir que están tristes, me miran con una tristeza, que no se porque esta desgarrando mi corazón y me llena, me penetra esa tristeza y puedo sentir su dolor. Y es bastante. Sufre, y sufre muchísimo.

No puedo hablarle, no me salen las palabras pues tengo un nudo en la garganta que no me deja articularlas. Es horrible esta sensación. Me estoy rompiendo por dentro o eso es lo que siento. Este dolor me esta comiendo, me destroza el alma, ¡¡¡no puedo verle así!!!, ¡¡no puedo!!. El dolor es insoportable. Me sigue mirando, nos seguimos mirando, pues me es imposible desviar la mirada de sus ojos. esos ojos tan extraños pero tan expresivos, me han atrapado. Sigo sintiendo su mano. Noto algo cálido que recorre mi rostro, ¿son lágrimas?. Mis ojos se están empañando y comienzo a verle borroso, pero él no se va. Seca mis lagrimas y por extraño que parezca, me gusta su tacto en mi cara. Es cálido y frío ala vez, siento júbilo cuando me toca, pero su dolor me desgarra, pues parece que soy yo su fuente de todo mal. Cada vez que me toca, mi corazón sufre. ¡¡OH!!, ¡¡esta llorando también!!.

Alargo mi mano con timidez, no se si apartara la cara, o me dejara hacer. No, no la aparta. Con sus ojos clavados en los míos, deja que yo ahora le seque sus lágrimas. Siento su dolor, cada vez más fuerte. Joder, no se cómo puede soportarlo, a mi me cuesta muchísimo. Coge mi mano, apretándola contra su mejilla, acomodando su cara a la concavidad de mi pequeña mano. Esta susurrando algo...con una voz melodiosa dice: "manos de músico". Su voz sí que es música.De barítono, melodiosa,e xquisita. Está sonriendo, pero con los ojos, el dolor perdura.

Se incorpora y yo sigo de rodillas sobre la cama, pero ahora estoy a su altura, el de pie y yo de rodillas en la cama. Menos mal que tengo una cama alta, pues si no le llegaba a su cintura. Nuestras caras quedan casi a la misma altura. Él es mas alto, tampoco yo soy muy alta. Me coge la cara con ambas manos obligándome a levantarla para mirarle. Se que se marcha, pero no para siempre. Su dolor se esta aplacando, no se porque, debe de leer algo en mis ojos, pues esta sonriendo. ¿Están brillando sus ojos?. Tiene una sonrisa muy bonita. Agacha su cabeza y sus labios rozan los míos. Unos labios carnosos y fríos, pero es un beso muy cálido, muy suave, dejándome sin aliento. Se aparta y me mira sin apartar sus manos de mi cara. Poso mis manos en su cintura, y él tiembla. Que raro se me hace todo. No entiendo muy bien lo que esta pasando. Pero me dejo llevar.

Sigue mirándome, y vuelve a agacharse, rozando sus labios con los míos me dice algo: "Volveré, te lo prometo", puedo saborear su aliento. Y sella el adiós con otro dulce beso. Desde la puerta de mi habitación, me dice: "duerme, mañana será otro día. Duerme, amor mío". Y se va.

¿Ha sido un sueño?¿es real?. No lo sé. Mi corazón acelerado hace la competencia a mi mente pues ambos van a velocidad vertiginosa, intentando comprender lo que ha pasado. Sin entenderlo muy bien, decido tumbarme y dormirme, resonando en mi conciencia sus ultimas palabras:"duerme, amor mío".

Suena el despertador, he de ir a estudiar. Hoy no habrá nadie en el conservatorio, es viernes, y no creo que acuda nadie, quizás el trompeta, no lo se. Me bajo del autobús, compro tabaco en el bar de siempre. Cuando estoy llegando al conservatorio observo que un chico bastante alto, vestido de negro esta subiendo las escaleras de la puerta del conservatorio. Se para. ¿Me esta mirando?, ¿Quién será?. Pero tengo prisa, tengo muchas cosas que estudiar y no quiero que Adela me eche la bronca. Pero...es tan raro... Paso delante de él. Puedo sentir sus ojos en los mios incluso a través de las gafas de sol. Me sujeta la puerta de entrada. No miramos durante una fracción de segundo. Voy hacia los ascensores, el hacia secretaria...¿Quién será?. Una extraña sensación, un ruego más bien, una fantasía, un sueño...Todo esta mezclado en mi cabeza. ¿Pasó de verdad o solo fue un sueño?. Llega el ascensor, es hora de que estudie, pero la sensación de un beso me tiene extrañada...¿De verdad ocurrió?

domingo, 3 de agosto de 2008

Frustración

Siempre he creído que sabía escribir. Creí que mis dedos eran capaces de reflejar en escritura lo que por mi mente pasaba...Pero solo me engañaba a mi misma, pues ese don no es mío. No he nacido para escribir.

Mis palabras están vacías. Se agolpan en mi mente nublando todo juicio, para luego no ver la luz en papel escrito. Todo es un sueño...mas bien una extraña pesadilla, pues en ella estoy corriendo delante de una infinidad de palabras que me persiguen ansiosas para que yo las escriba. Y no puedo. Las lágrimas no me dejan ver por donde voy y caigo estrepitosamente al suelo.

Mi frustración me acompaña día a día. Me lleva de la mano como una niña lleva a su amiga imaginaria. Soy la muñeca de trapo de mi frustración. Y se ríe, la oigo en mi oído, en mi cerebro, pues su estridente risa penetra por mi tímpano haciendo retumbar mi cabeza entera. Me tapo los oídos, pero aun la oigo, y se hace más grande la desazón que llevo dentro por no saber expresarme con palabras en un papel.

Cada día que me siento frente a la mesa, y cojo con mano temblorosa la pluma que descansa sobre el tintero, mi mente comienza a vagar por extraños terrenos, no dejándome concentrarme para comenzar a escribir. Me tiembla la mano. Soy incapaz de mojar la pluma en tinta, pues me da miedo no ver palabra alguna en el papel inmaculado. Me tiembla aun más. Soy incapaz, de verdad....aunque quiero..¡¡¡Joder!!! Quiero y no puedo escribir, escupir todo lo que llevo por dentro, dejar constancia de mis sentimientos, escribir una bella historia o triste,¡¡¡ me da igual!!! Solo quiero escribir y que alguien se emocione con mis escritos.

Pero es en vano, es absurdo pensar, siquiera imaginar, que alguien podría disfrutar, reír o llorar con algo escrito por mi...es una mera utopía, pues yo no he sido bautizada con el don de la escritura.

Solo me queda ya sucumbir a la vieja oscuridad de donde vengo, de donde me rebelaré para salir, para gritar al mundo que yo si sabia escribir...¡¡¡PERO TODO ES MENTIRA...UNA VANA ILUSION!!!Todo queda en el fondo del río...en el fondo de mi mente...

Si alguna vez pudiera escribir todo esto...Aunque fuera en un párrafo...Una mísera frase....todo el sufrimiento y todo mi esfuerzo habría servido para algo.....

viernes, 1 de agosto de 2008

Feliz Cumpleaños

Duele. Tú ausencia, duele. Siento que algo dentro de mi se desgarra al ver tu foto en ese marco viejo y desvencijado. Noto como una apisonadora hace trizas mi ya dañado corazón y como se burla de mí quien te ha llevado. Duele. Duele mucho, y hoy mas que nunca. Es tu cumpleaños. ¿Cuánto tiempo llevo sin verte, 10 años, unos pocos menos? No lo se. Nunca quise llevar la cuenta porque me dolía tu ausencia. No puedo dejar de llorar, las lágrimas me pican en los ojos cada vez que evoco tu recuerdo. No puedo dejar de pensar en esa despedida que nunca te hice. Nunca me despedí de ti y eso pesa sobre mi corazón. Necesito decirte todo lo que significas para mi, pero no se por donde empezar.


Sonrío al recordar lo que vivía junto a ti de pequeña. Como me hacías reír. Joder, otra vez estoy apunto de llorar. Evoco cada recuerdo de mi infancia. Cada minuto que pase contigo. Cada sonrisa, cada travesura que hacia, cada caricia. Te gustaba incordiarme, y hasta que no me veías roja de furia no parabas, y yo como una tonta caía en tu mentira. Luego te reías, y yo enfurruñada te sacaba la lengua. Luego al rato se me pasaba.
Nunca me dí cuenta de lo que significabas para mí. Pensé que tendría todo el tiempo del mundo para disfrutar de tu compañía. Para reírme de tus gracias. Pero ese tiempo ya no existe, porque tu te has ido. Ido.

No se dónde estas ahora, me consolara saber que estas bien, sabes que nunca he sido creyente, como tú tampoco lo eras. Me hubiera gustado preguntarte cosas de tu infancia, de la guerra, para que me contaras batallitas, ahora que ya tengo uso de razón. Me hubiera gustado tener mas tiempo para conocernos mejor. Para charlar como dos adultos, ahora que lo soy. Pero ese tiempo ya no lo tendremos nunca. Quizás en otra vida, pero yo lo necesito en esta, el futuro no me importa.

Me gustaría tenerte junto a mi aunque fuera un momento. Supongo que todos los que hemos perdido a algún ser querido, nos gustaría que nos concedieran un minuto de gracia. Por lo menos para decir adiós. Qué ironía. Juntarnos, por ultima vez, para despedirnos. No sería fácil, así que...no se hasta que punto lo deseo. Tampoco sabría que decirte. No supe ni como reaccionar cuando sonó el teléfono.

Sí, sonó el teléfono. Paré de estudiar y algo me dijo que te habías marchado. Por lo menos tu marcha fue como todo el mundo quiere que sea, sin dolor y y en su cama. Sonó el teléfono. Nunca se me olvidara ver la cara de mi hermana bañada en lagrimas, diciéndome la noticia. Y yo impasible conteste:” es ley de vida”. Ni una lágrima surco mi rostro entonces. Ningún signo de dolor. Nada. No sentía nada. Mi hermana, horrorizada no se explicaba como pude ser tan fría. Yo tampoco. Y ni hoy, lo entiendo. Cuando mas tarde fui consciente, rompí a llorar, pero no lo vio nadie. Mi madre sabía que eso fue un duro golpe para mí, pero hasta hoy, nadie de mi familia me ha visto llorar por ti. No puedo dejar que me vean, que realmente tu marcha significo mi propia muerte en vida. Es algo que nunca he dicho, solo lo he sentido. Aquella mañana, algo cambio dentro de mi. Algo creció y se escondió en lo mas profundo de mi ser anidando allí, donde a nadie he dejado llegar nunca. Solo en apariencia y ahora lo entiendo. Ahora entiendo porque me pasan muchas cosas. Porque este dolor incesante en mi, porque no para y me abandona. No puedo dejarte marchar de mis pensamientos. Necesito tenerte vivo en mi.

Veo tu foto en mi estantería. Debería comprarte otro marco ese esta roto. Pero una parte de mi siente que si cambia ese marco, cambia todo. Porque siempre has tenido ese marco como tuyo. Pero lo haré, te cambiare el marco. Sonrío al pensar que marco puedo comprarte. Uno sencillo. Siempre te considere un hombre sencillo. Siempre lo fuiste a mis ojos. Bondadoso. Bueno. Nunca le decías que no a una nieta pizpireta y caprichosa.

Todo son recuerdos. Algunos dolorosos, otros muy graciosos y divertidos. Tengo videos donde sales, me veo incapaz de verlos. Me desgarran por dentro. Aun viendo tu fotografía, se me parte el corazón.

Hoy es tu cumpleaños. Tengo una promesa hecha, que en cuanto pueda la cumpliré. Me da miedo ir sola, por si me derrumbo, pero creo que es lo mejor. No dejar que nadie me vea. Mantener mi apariencia de fuerte y fría ante la muerte.

Feliz cumpleaños. Allá donde estés, espero que estés bien y te sientas orgulloso de mi, aunque no hay muchos motivos. Pero espero no defraudarte mucho.

Warrior Elf

Warrior Elf

Yo misma

Mi foto
Mossstoles, Madrid, Spain
Unas veces sarcástica, otras...paso por el mundo sin darme cuenta. Enamorada del dibujo y la fotografía, pero soy amante de la música por encima de todo.